Estás pensando en invertir en “renta variable” antes que nada debes tener muy claro qué es y cómo funciona. ¡Te lo explicaremos en este blog!

Debes saber que en este tipo de inversiones  la rentabilidad no está garantizada, como tampoco lo está la recuperación del capital invertido. Por lo que puedes tener ganancias o pérdidas. 

Y es así porque la renta variable depende de varios factores como la evolución de las empresas en las que se invierte, su situación económica y sus expectativas futuras. Cuando la economía va bien, los beneficios empresariales tienden a crecer y aumenta el tamaño de las ganancias para los accionistas. Si además las previsiones económicas futuras son buenas las acciones subirán de precio. Por el contrario, si la situación económica empeora, el valor de las acciones tenderá a bajar. 

¿Qué es la renta variable?

La renta variable es un tipo de inversión, actualmente existen muchos instrumentos financieros al alcance de los pequeños ahorradores e inversionistas que cumplen estas condiciones. 

Un claro ejemplo de la renta variable son las acciones, cuando un inversor compra acciones adquiere una serie de derechos entre los que se encuentran el cobro de dividendos. 

La experiencia y los datos han demostrado que en el largo plazo, la renta variable es el único instrumento financiero que ha logrado batir la inflación. Por lo que es importante que los portafolios de los inversionistas consideren este componente a la hora de diseñar su estrategia. Evidentemente será muy importante que el inversionista tenga claro su perfil y su aversión al riesgo.

¿Qué define a la renta variable?

Son muchos los factores que la definen, pero uno de los más importantes es su forma de operación. A la hora de invertir en “bolsa” los inversores no pueden operar de forma directa, sino que deben hacerlo a través de intermediarios financieros, ellos son los encargados de realizar y ejecutar las órdenes de compra y venta de sus clientes. 

Todas las operaciones que se realizan en la bolsa mexicana de valores por medio de las casas de bolsa, son supervisadas por la comisión nacional bancaria y de valores, quien vela por la transparencia y el correcto establecimiento de precios, además de que protege a los inversionistas. 

Estos son algunos consejos para el inversionista que desea empezar a invertir en renta variable:

  • Definir tus objetivos o proyectos de inversión a largo plazo (3 años o más)
  • Diversificar los activos de renta variable.
  • Realizar aportaciones periódicas a tu inversión (mensualmente)
  • Contar con la ayuda y asesoría de un experto confiable y certificado por las autoridades.
  • Involucrarte y estudiar constantemente diversos temas de inversión, dinero, bolsa, etc.

Si deseas aprender a invertir de una manera segura e inteligente, te invitamos a nuestro curso de Inteligencia Financiera GSP que llevaremos a cabo el próximo 27 y 28 de agosto.

https://inteligenciafinancieragsp.com/producto/curso-online-agosto2021/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja tus datos para inscribirte en la MasterClass Gratuita

Deja tus datos para inscribirte a la Clase Gratuita de IFGSP