Dividendos

¿Qué es el dividendo?

El dividendo lo podemos definir como el pago de una parte del rendimiento que una empresa decide entregar a sus accionistas, el cual, puede ser cobrado en efectivo o mediante la entrega de más acciones.

Normalmente las empresas cierran sus cuentas anuales en el mes de diciembre, y es entonces cuando se calculan las ganancias o las pérdidas que ha conseguido el negocio a lo largo de un año.

En el caso de que la empresa haya obtenido beneficios, a través de la autorización de su junta directiva decidirá la forma de repartir los beneficios entre sus accionistas. 

Tipos de dividendos:

  • A cuenta u ordinarios: se pagan en efectivo en un pago único a los accionistas.
  • Complementarios: se paga como complemento a un pago previamente realizado
  • En acciones: Se paga por medio de más acciones a los accionistas.
  • Fijos: Se pacta una cantidad fija independientemente del volumen de beneficios que obtenga la empresa.

Rentabilidad

¿Qué es la rentabilidad?

La rentabilidad se puede entender como los beneficios derivados de una determinada inversión. Por lo tanto, es uno de los principales indicadores para analizar el comportamiento de una inversión. Y nos sirve para poder comparar diferentes inversiones. 

La rentabilidad puede medirse y mostrarse tanto en términos absolutos (es decir, la cantidad concreta de dinero que se ha obtenido) o en términos relativos (es decir, mediante el porcentaje referido a la inversión inicial).

Así, por ejemplo, una inversión de $1,000 pesos, puede darnos una rentabilidad del 10% (expresada en términos relativos) o de $100 pesos (expresada en términos absolutos).

¿Qué tipos de rentabilidad existen?

Cuando nos referimos a la rentabilidad, podemos hablar de una multitud de tipos de rentabilidad, dependiendo fundamentalmente del tipo de información que queremos obtener y analizar. Aunque la rentabilidad económica y financiera son las más comunes, no son las únicas que existen:

  • Rentabilidad absoluta.
  • Rentabilidad acumulada.
  • Rentabilidad anualizada.
  • Rentabilidad económica.
  • Rentabilidad financiera.
  • Rentabilidad comercial o sobre las ventas.
  • Rentabilidad bruta.
  • Rentabilidad neta.

Debes tener en cuenta que algunas de estas rentabilidades se pueden y se deben considerar al mismo tiempo, es decir, no son excluyentes. 

Como puedes darte cuenta, la rentabilidad es un concepto muy importante en el mundo de las inversiones. Y a pesar de que hay diferentes tipos de rentabilidad y formas de calcularla, al final se busca un objetivo final que es maximizar las inversiones.

Conoce más sobre nuestros temas financieros suscribiéndote a nuestro Blog 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.